PROFESIONALES

MARÍA JOSÉ ANTÚNEZ RINCÓN 

           Licenciada en Psicología por la Universidad de Granada.

             Comienzo mi especialidad en Trastornos De La Alimentación con una formación  específica vía Máster, completándola con dos años de experiencia en la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Infantil Niño Jesús (Madrid), paralelamente trabajando en Psicología Infanto-Juvenil. Desde 2006 desarrollo mi trabajo en la práctica privada.


SONIA FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ 

       Licenciada  en   Psicología  (Especialidad psicología clínica, por la UNED)

      Comienzo mi especialidad  en  conductas  adictivas en el año 1999, en el Servicio de Tratamiento Ambulatorio de  Cruz Roja Española en Córdoba, al Principio como parte de los cursos de Doctorado en Psicofarmacología  y  como voluntaria, formándome específicamente  en el tratamiento de dichas conductas y desde  hace 16 años trabajando como Psicóloga Clínica de dicho servicio.


JORGE CORPAS LÓPEZ 

Graduado en Psicología por la Universidad de Sevilla.   

Comienzo mi especialidad en Trastornos Emocionales a través de los estudios de Doctorado en la Universidad de Córdoba, centrando mi investigación en los tratamientos más eficaces para dichos problemas. Al mismo tiempo, continúo mi formación en el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMBIC) y en colaboración con el Hospital Universitario Reina Sofía. Desde 2014 me dedico a la práctica clínica con el objetivo de aunar el conocimiento científico y el ejercicio terapéutico profesional


LOURDES MARTÍN MUÑOZ 

       Licenciada  en   Psicología  (Especialidad psicología clínica, por la UNED)

Llevo trabajando desde 2009 para mejorar el bienestar emocional y el desarrollo personal en consulta privada, siendo personal técnico de varios proyectos de Cruz Roja Española y psicóloga voluntaria de los Equipos de Respuesta Inmediata en Emergencias. La forma en la que gestionamos nuestras emociones y pensamientos nos pueden causar mucho sufrimiento en nuestro día a día. Si entendemos qué nos está pasando y adquirimos nuevas estrategias para gestionarlos, nos ayudarán a sentirnos mejor y a disfrutar más de la vida.